Infecciones de transmisión Sexual más comunes: ¿Cuáles son?

¿Cuáles son las infecciones de transmision sexual más comunes?

Clic para tuitear

Las infecciones de transmisión sexual, también conocidas como ITS, son un problema de salud pública importante. Así lo confirma el Ministerio de Sanidad, entidad desde la que hacen un llamamiento a la atención temprana de los síntomas y a su puesta en conocimiento ante los médicos para poder diagnosticarlas con la suficiente antelación para evitar que afecten a la salud y, también, frenar su propagación. Pero, ¿Cuáles son las infecciones de transmisión sexual más comunes? Veamos esto con más profundidad.

¿Qué son las infecciones de transmisión sexual?

Antes de analizar cuáles son las infecciones de transmisión sexual más comunes, es importante saber definirlas. En pocas palabras, se trata de infecciones que se producen entre dos personas —o más— cuando estas mantienen relaciones sexuales. Para que se produzca el contagio, una de ellas debe tener la infección activa. La única manera de prevenir que esto suceda es utilizando el preservativo o las barreras bucales. 

 

Las ITS pueden ser víricas o bacterianas. En este segundo caso, el tratamiento se hará con antibióticos, mientras que, en el primero, será el cuerpo de cada persona el que deberá deshacerse del agente infeccioso. No obstante, es fundamental darle la importancia que merecen las ITS. Pues, como alertan algunos estudios, estas suelen llevar asociada una alta morbilidad, así como secuelas graves al no tratarse lo antes posible. 

A pesar de todo el conocimiento que hoy en día tenemos sobre las relaciones sexuales y las medidas de protección adecuadas, todavía existen creencias que provocan que las infecciones de transmisión sexual continúen siendo un problema que, además, está aumentando. Se trata de pensar que las relaciones orales y anales no constituyen un riesgo de transmisión, o de que no presentar síntomas significa que no hay posibilidad de contagio.

salud-sexual

Infecciones de transmisión sexual más frecuentes

Ahora que ya hemos hablado de qué son las ITS, es el momento de identificar aquellas que son más frecuentes en la actualidad. Abordaremos brevemente su sintomatología (aunque en algunos casos, sobre todo en etapas iniciales, pueden no presentar síntomas), el agente transmisor y la mejor forma de tratar estas infecciones de transmisión sexual más comunes. La Academia Española de Dermatología y Venereología comparte estas seis:

 

  • Virus del Papiloma Humano: es una de las infecciones de transmisión sexual más comunes y frecuentes. Algunas cepas (como la 6 y la 11) provocan verrugas genitales, mientras que otras (como la 16 o 18) pueden generar cambios en las células del cuello del útero. El tratamiento suele ser con cremas que eliminen las verrugas o seguimiento ginecológico para verificar que el virus se elimina satisfactoriamente. Las cepas 16 o 18 pueden provocar cáncer de cuello de útero.
  • Clamidia: el aumento de los diagnósticos preocupa a la comunidad médica. Puede ser asintomática, sobre todo al principio, y generar un flujo vaginal extraño, infecciones urogenitales, dolor durante las relaciones sexuales o inflamación del cuello del útero. Para evitar complicaciones, conviene tratarla con antibióticos, ya que el agente causante de la clamidia es una bacteria. 
  • Sífilis: también asintomática, en estos casos la infección suele desarrollarse en varias fases. Su diagnóstico suele retrasarse porque sale una llaga en la zona que sana, aunque después suele dar lugar a una erupción. Si no se trata, la sífilis puede afectar a órganos internos. El tratamiento también es con antibióticos.
  • Gonorrea: igual que en el caso anterior, el agente causante de la gonorrea es una bacteria. Es una de las infecciones de transmisión sexual más comunes que cursa con flujo vaginal o secreción en el pene extraña, y dolor al orinar. El retraso en el tratamiento aumenta el riesgo de contraer otras ITS y, además, también puede ocasionar infertilidad tanto en las mujeres como en los hombres. 
  • Herpes genital: conviene diferenciarlo del herpes que puede salir en la boca, ya que la transmisión del herpes genital es solo sexual. El agente transmisor es un virus que, además, el organismo no es capaz de eliminar. Las dolorosas llagas que aparecen en los genitales surgirán, en forma de brotes, a lo largo de toda la vida, aunque se pueden controlar con medicamentos.

 

¿Cuál es la diferencia entre infecciones de transmisión sexual y enfermedades de transmisión sexual?

Si bien las infecciones de transmisión sexual más comunes están ya claras, es importante diferenciarlas de las enfermedades de transmisión sexual. Por ejemplo, el VIH es una ITS, pero si acaba convirtiéndose en SIDA, entonces, hablaremos de una enfermedad de transmisión sexual. Lo mismo sucede en el caso del Virus del Papiloma Humano. Es una infección de transmisión sexual hasta que las cepas 16 y 18 causen un cáncer de cuello de útero. Será, entonces, cuando estemos ante una enfermedad. 

 

Es importante utilizar preservativo en las relaciones sexuales, no solo vaginales, sino también anales y orales. Asimismo, los tests de ITS pueden ayudar a salir de dudas para saber si hay alguna infección activa que se pueda transmitir a otras personas. La ausencia de síntomas no significa que no seamos portadores de una ITS que puede que estemos propagando sin darnos cuenta. Encuentra en Unilabs el test de salud sexual que necesitas. 

 

 

Fuentes:

Escrito por