Serología

serologia

“Serología” es el término con el que se denomina al estudio que se realiza para identificar o descartar algún tipo de infección. Así, una prueba o examen serológico es capaz de detectar la presencia de anticuerpos en sangre mediante una extracción de sangre venosa. Además, a través de un test serológico es posible conocer la presencia o exposición previa a determinados microorganismos patógenos. 

Este estudio serológico comprueba si existen anticuerpos en el suero sanguíneo. Mediante este tipo de pruebas se puede detectar la presencia de estos anticuerpos contra un virus y, además, calcula la cantidad producida tras la infección.

En el caso de los anticuerpos que actúan contra el SARS-CoV-2, el virus causante de la COVID-19, se pueden detectar generalmente en las primeras semanas de la infección.
La presencia de anticuerpos indica que la persona ha estado infectada con el SARS-CoV-2, independientemente de que haya tenido enfermedad grave o leve, o que no haya presentado ningún síntoma. 

Las pruebas serológicas ayudan a determinar la magnitud de un brote o la amplitud de una infección en una población dada. Los estudios de seroprevalencia ofrecen un panorama más completo de la manera en que esa población se ha infectado con el SARS-CoV-2, y permiten detectar casos desconocidos que no fueron identificados mediante vigilancia sistemática o activa.

¿Cómo se detecta la presencia de anticuerpos?

En el procedimiento a la hora de realizar una prueba serológica, primero se necesita extraer una muestra de sangre y luego se centrifuga para extraer el suero. Se pueden utilizar diversas técnicas para detectar la presencia de anticuerpos. Las más utilizadas actualmente en el contexto de la pandemia actual son las siguientes: 

  1. El ensayo de inmunoabsorción ligado a enzima (ELISA)
    Esta técnica de detección se basa en analizar la reacción surgida entre antígeno-anticuerpo. Para medir su formación y evolución, es necesario utilizar una enzima que sirva de marcador. En cuanto a su forma de realización, es necesario obtener una muestra de sangre y debe realizarse en un laboratorio de microbiología. 
  2. Test de inmunocromatografía. 
    Mediante el uso y estudio de una muestra líquida, se consigue detectar complejos de antígeno-anticuerpo sin necesidad de tecnologías ni equipamientos especializados ya que se realiza con elementos similares a las pruebas de embarazo. De esta manera, en caso de que el anticuerpo esté presente en la muestra tomada (sangre, suero o sangre capilar), aparecerá una línea de color para indicar que es positivo. El resultado está en 15 minutos y no es necesario un tratamiento en laboratorio para obtenerlo.