PCR

PCR

La PCR, siglas en inglés de 'Reacción en Cadena de la Polimerasa', es una prueba de diagnóstico que permite detectar un fragmento del material genético de un patógeno. Es un test muy importante y de uso común en laboratorios de microbiología tanto en Hospitales como en Centros de Investigación y en Universidades.

Se basa en las características de estabilidad al calor de una enzima polimerasa, cuyo hallazgo y posterior aplicación mereció el Premio Nobel de Medicina, concedido a Kari Mullis y Michael Smith en 1993. 

En la pandemia de coronavirus, y en otras crisis relacionadas con enfermedades infecciosas, se utiliza esta prueba para determinar si una persona está infectada o no. La PCR localiza y amplifica un fragmento de material genético. En el caso del coronavirus, una molécula de ARN.

La PCR, por lo tanto, es una técnica diseñada para detectar cualquier posible microorganismo que se encuentre en las muestras obtenidas de pacientes infectados. Así, en el caso de la detección del SARS-CoV-2 en muestras de saliva, la prueba ofrece una gran sensibilidad y especificidad.

En el caso de la detección del SARS-CoV-2, la recomendación es utilizar la muestra de frotis nasofaríngeo. Para ello, se utiliza un escobillón que permite recoger muestra de la zona nasal y faríngea. De esta manera se recogen células de la vía aérea superior, que sirven para analizar si está presente el ARN del virus y determinar si una persona tiene infección o no.

Una vez se recibe la muestra, se pone en marcha la inactivación. Esto permite manipular las muestras y evitar el riesgo biológico de trasmisión al personal. Luego, se usan plataformas automatizadas para analizar la muestra.

Hay que tener en cuenta que la prueba PCR requiere un alto nivel de profesionalidad ya que presenta cierto grado de complejidad que solo un experto puede abordar. Por ello, su realización y posterior estudio necesita de unas cualidades básicas en el profesional que la realice ya que será necesario diferenciar entre dos microorganismos similares. Además, la PCR ofrece una alta sensibilidad al poder detectar incluso 20 copias/ml de material genético viral. Otra de sus grandes ventajas a la hora de detectar diferentes tipos de virus, es su eficacia ante las primeras fases de la infección respiratoria.