Cromatografía

cromatografía

 

¿Qué es cromatografía?

 

La cromatografía en el ámbito de la medicina es una técnica muy empleada tanto en análisis de sangreanálisis de orina o la realización de otras pruebas. Lo que se hace gracias a ella es separar dos o más compuestos químicos para detectar algún problema de salud. Por ejemplo, la cromatografía en un análisis de orina permite identificar la presencia de sangre o de otros elementos que puedan alertar de que haya una infección en curso. 

 

Esta técnica también es interesante en la industria farmacéutica, para poder fabricar medicamentos totalmente seguros para la salud. Al poder separar los compuestos con los que se han fabricado, es posible eliminar impurezas y obtener mejores resultados.

 

Existen varios tipos de cromatografía. Estos son algunos de ellos:

 

  • Gases: es la técnica de cromatografía más empleada. Con ella se separan los componentes gaseosos para poder analizarlos. Para ello se utiliza un gas, un sistema de inyección para colocar la muestra y un detector.
  • Líquidos a alta presión: a pesar de que existe la cromatografía líquida convencional, en la que los componentes de una mezcla se separan, la de alta presión permite que esto se realice de forma más rápida y con mejor resolución. 
  • Intercambio iónico: este tipo de cromatografía separa los iones y moléculas. Se utiliza también en proteínas, aminoácidos, nucleótidos, etc. La separación permite analizar de forma precisa los componentes.

 

La cromatografía es, por tanto, una técnica esencial para separar los componentes de una muestra, identificarlos adecuadamente, cuantificarlos y estudiarlos. Gracias a los distintos tipos existentes, se pueden separar elementos de diferentes tamaños y masas

 

En definitiva, la cromatografía es una prueba versátil, útil y que se utiliza en análisis rutinarios, como en los de sangre o de orina, pero también en la industria farmacéutica, para poder analizar los componentes de un medicamento y estudiarlo mejor.