Cómo aderezar cualquier plato con hierbas aromáticas

Las hierbas aromáticas son una forma práctica y saludable de dar más sabor a tus platos. Aprende cuáles elegir y cómo usarlas. Click To Tweet

Las hierbas aromáticas tienen muchas propiedades, ya sea por su acción calmante, digestiva o, simplemente, aromática.

La zona mediterránea siempre ha sido extremadamente rica en este tipo de hierbas, como el romero, el orégano, el cilantro, la salvia, la menta o el tomillo.

No es de extrañar entonces que las recetas típicas de la dieta mediterránea empleen estas hierbas en sus platos más tradicionales.

La parte comestible de las plantas es el origen del uso de las hierbas aromáticas en la cocina. Ya sean frescas o secas, puedes usar hierbas aromáticas para cocinar. También aportan humedad y suavidad a los platos, y le suman su valor nutricional1.

Agregar hierbas frescas o secas es una manera sencilla de aportar más aroma y sabor a cualquier comida.1

Hierbas aromáticas: descubre la importancia de usarlas

El consumo excesivo de sal es un problema de carácter mundial, que puede derivar en diversas enfermedades, como hipertensión y enfermedades cardiovasculares, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Así, apostar por la dieta mediterránea es una excelente opción. En esta dieta, muchas veces la sal se puede reducir o sustituir con hierbas aromáticas.

Las hierbas aromáticas se pueden utilizar en multitud de platos:

  • ensaladas
  • sopas
  • adobos
  • carnes
  • pescados
  • mermeladas
  • infusiones
  • etc.

En algunos casos, las hierbas aromáticas se añaden justo antes de servir el plato, para que no pierdan sus propiedades durante la cocción.

Propiedades de las hierbas aromáticas

La mayoría de las hierbas aromáticas ofrecen muchos beneficios.

Son ricas en antioxidantes, como los compuestos fenólicos, que protegen nuestra salud del nefasto impacto de los radicales libres.

También pueden prevenir enfermedades cardiovasculares, trastornos reproductivos y neurodegenerativos, cáncer y diabetes, además de estimular el funcionamiento de nuestro sistema inmunológico2.

Las hierbas aromáticas son una fuente importante de:

  • proteínas
  • fibra
  • componentes volátiles
  • vitaminas
  • minerales
  • fitoquímicos

Cómo utilizar las hierbas aromáticas en las recetas

Cómo añadir las hierbas aromáticas dependerá naturalmente del tipo de plato que estés preparando. En general, se suele recomendar añadirlas justo en el momento de servir la comida.
Puedes usarlas generosamente, porque una cantidad pequeña puede no ser suficiente para dar sabor a un plato.

Para resaltar aún más su sabor, mezcla estas hierbas aromáticas con ingredientes como la cebolla y el ajo, que también se pueden usar generosamente.

Para aprovechar al máximo las hierbas aromáticas, atrévete a utilizarlas y combinarlas y reduce la cantidad de sal de tus recetas.

Es recomendable no usar demasiadas hierbas aromáticas o agregar demasiados tipos de hierbas, ya que se acaba ocultando el sabor de la comida. Disfruta experimentando con diferentes combinaciones para descubrir nuevas formas de mejorar tus platos.
Los alimentos que requieren un sabor más delicado, como los huevos, el marisco y las salsas blancas, pueden beneficiarse de un toque suave de aroma. Por el contrario, los alimentos más ricos en almidón o más fuertes, como la carne, admiten una mayor cantidad de estas plantas.

Hierbas aromáticas: ejemplos y usos

Si no tienes costumbre de cocinar con hierbas aromáticas y quieres saber más sobre las posibles formas de incluir estos ingredientes, sigue leyendo.

Romero

El romero aporta un aroma dulce y fresco a cualquier plato. Contiene vitaminas (B1, B2, E, C y folatos), minerales (potasio, calcio, sodio y fósforo) y compuestos fitoquímicos.

Se puede utilizar en adobos de carnes (cerdo y cordero) y agregarse al agua de hervir pasta, patatas y arroz, en la salsa de tomate, ensaladas y mantequilla.

Cebollino

Las hojas de cebollino tienen un regusto picante y deben agregarse en el momento de servir. Aportan vitaminas (A, C, K y folatos) y minerales (potasio, calcio y fósforo).

Se pueden utilizar en tortillas, platos de queso, sopas, vinagretas, aliños con yogur y platos de carne o pescado.

Cilantro

Las semillas, hojas, tallos y raíces del cilantro son fuente de vitaminas (A, C, B3 y E) y también de minerales (potasio, calcio y fósforo), además de contener fitoquímicos.

Lo puedes usar en ensaladas, sopas de pescado, con marisco, arroces, aderezos, pasta, guisantes y legumbres.

Eneldo

Tanto las semillas como las hojas del eneldo aportan un intenso aroma especiado a los platos. Cuando se usa fresco, contiene vitaminas (A, B3 y folatos) y minerales (calcio, potasio, fósforo, magnesio y sodio), y también fitoquímicos. Marida bien con arroces, sopas, ensaladas o pescados.

Hierba luisa

Las hojas de esta hierba pueden aportar un toque de limón y se pueden utilizar frescas o secas. Espolvoréalas en tus tés o bebidas frías y postres.

Estragón

De sabor intenso, el estragón seco es rico en vitaminas (A, B2, B3, B6 y folatos), minerales y fitoquímicos. Vinagretas, ensaladas, pescados, tortillas y aliños son buenas opciones donde usarlo.

Hinojo

Cuando se usa fresco, el hinojo es rico en vitaminas (A y B3), minerales (calcio, potasio, magnesio y fósforo) y fitoquímicos. Puedes añadirlo a tus ensaladas, mermeladas, gratinados, guisos, salsas e infusiones.

Menta

Su sabor intenso y persistente resulta muy refrescante. La menta contiene vitaminas (A, C y folatos) así como minerales (calcio, potasio, fósforo y magnesio).

Úsala en platos salados, bebidas (tés o zumos), dulces y también cuando sazones carnes, sopas, ensaladas o incluso guisantes.

Laurel

​​

Las hojas de laurel tienen un sabor amargo que se intensifica cuando se usan secas. Puedes utilizarlo para cocinar pescado, cerdo, legumbres, sopas, huevos y patatas hervidas.

Albahaca

Las hojas de albahaca tienen un aroma fresco e intenso y se deben agregar al final de la cocción, después de servir. Es rica en vitaminas (A, E, C y folatos), minerales y fitoquímicos.

Se puede usar para preparar carne, pescado, sopas, pasta, platos con tomate y vinagre aromático.

Orégano

Si bien tiene un aroma intenso, también contiene vitaminas (A, B3, E y folatos), minerales (calcio, potasio, hierro, fósforo y magnesio) y fitoquímicos.

El orégano puede aderezar cualquier plato de tomate y queso, carnes, pescados, pasta y guisos.

Poleo

Esta planta herbácea contiene vitaminas (A y folatos), minerales (potasio y magnesio) y flavonoides. Se puede agregar a guisos de carne, pescado y sopas.

Perejil

El perejil se puede usar fresco y contiene vitaminas (A, E y C), minerales (calcio, magnesio y potasio), flavonoides y fitoquímicos. Añádelo a tus sopas, ensaladas y platos de carne o pescado.

Salvia

La salvia es rica en vitaminas (A, B3, B6, K y folatos), minerales (calcio, magnesio y potasio) y también fitoquímicos.

Puedes usarla para sazonar y rellenar carnes o adobos, y en sopas, legumbres, salsa de tomate, queso, patatas o incluso galletas.

¡Usa hierbas aromáticas y disfruta de nuevos sabores en tu cocina!

Fuentes:

  1. Unlockfood.ca. (2018). How To Cook With Herbs. Disponible en: https://www.unlockfood.ca/en/Articles/Cooking-Food-preparation/How-to-Cook-with-Herbs.aspx.
  2. Better health. Herbs. Disponible en: https://www.betterhealth.vic.gov.au/health/healthyliving/herbs.
  3. WebMD. Cooking With Herbs. Disponible en: https://www.webmd.com/food-recipes/features/cooking-with-herbs.

Escrito por