7 tipos de abdominales que te ayudan a tonificarte

Los abdominales son un ejercicio muy sencillo que puede mejorar mucho tu bienestar físico. Y hay muchas maneras de hacerlos. Descúbrelas todas. Clic para tuitear

La actividad física puede adoptar muchas formas, desde correr o caminar hasta hacer ejercicios como flexiones y abdominales.

La evidencia científica demuestra que el ejercicio físico es fundamental para el bienestar y la salud física y mental. Hacer deporte regularmente puede ayudar a prevenir enfermedades como la diabetes, trastornos cardiovasculares, problemas psicológicos e incluso algunos tipos de cáncer.

Siempre que sea adaptado, el ejercicio físico es recomendable para todas las personas, independientemente de su edad o condición física, porque los beneficios que aporta son infinitos.

Importancia del ejercicio físico

 

Cualquier movimiento del cuerpo producido por los músculos, que requiera gasto de energía, constituye actividad física. Todo movimiento, incluso si se hace de forma recreativa, se considera actividad física, según la Organización Mundial de la Salud. Desplazarse, ir de un lugar a otro o determinados trabajos son algunos ejemplos de ejercicio, así como cualquier actividad física de intensidad moderada e intensa que pueda mejorar la salud.

A edades más avanzadas deberíamos hacer ejercicio entre 150 y 300 minutos a la semana, a diferencia de niños y jóvenes que deberían realizar una hora de ejercicio diario. Las personas adultas pueden intercalar actividades aeróbicas de intensidad alta y moderada.

Hacer ejercicio regularmente es una de las cosas más importantes que puedes hacer por tu salud, de acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. Cuando una persona practica una actividad física, mejora la salud de su cerebro y evita el aumento de peso y el riesgo de padecer enfermedades, al tiempo que refuerza huesos y músculos. Como resultado, mejora toda su capacidad en las actividades diarias.

Beneficios de hacer ejercicio físico a diario:

  • Mejora de la tensión arterial.
  • Prevención de factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  • Mejora del control de la glucemia.
  • Mejora de la función muscular y la flexibilidad.
  • Aumento de la resistencia en la masa ósea y las articulaciones.
  • Reducción de la ansiedad.
  • Mejora del bienestar y las funciones cognitivas.
  • Reducción de las tasas de desarrollo de trastornos cognitivos y demencia.
  • Lucha contra el sobrepeso y la obesidad.
  • Fortalecimiento del sistema inmunológico.

7 tipos de abdominales

Como hemos comentado, puedes probar muchos tipos de ejercicios físicos, y no todos requieren material, un gimnasio o que alguien te enseñe.

Algunos de estos ejercicios, como los abdominales, se pueden hacer en casa y te permitirán tonificar tu cuerpo y quemar calorías.

1. Abdominales tradicionales

Este es uno de los tipos más básicos de abdominales, que ejercita los músculos oblicuos y los músculos rectos abdominales.

Sigue estas instrucciones:

  1. Túmbate boca arriba.
  2. Flexiona las rodillas.
  3. Coloca los pies firmemente en el suelo.
  4. Pon las manos a la altura de los oídos.
  5. Lentamente, eleva el torso recurriendo exclusivamente a los músculos abdominales, hasta formar una diagonal.
  6. Vuelve al principio y repite.

2. Abdominales inferiores

Con estos abdominales, ejercitarás varios músculos, como el recto abdominal, el piramidal, los oblicuos y el transverso.

Sigue estas instrucciones:

  1. Túmbate boca arriba y extiende los brazos a lo largo de tu cuerpo.
  2. Coloca las palmas de las manos bajo la zona lumbar.
  3. Lentamente, levanta el torso estirando las piernas hacia arriba.
  4. Vuelve a la posición inicial y repite.

3. Abdominales oblicuos

Con los ejercicios de abdominales oblicuos trabajas músculos como el recto abdominal y los músculos oblicuos internos y externos.

Aprende a hacer este tipo de abdominales:

  1. Túmbate boca arriba, con las manos en la cabeza.
  2. Dobla las rodillas, a un ángulo de 45º.
  3. Levanta la rodilla izquierda hasta tocar el codo derecho.
  4. Luego cambia la rotación, levantando la rodilla derecha hacia el codo izquierdo.
  5. Alterna los movimientos.

4. Abdominales de remo

Este es uno de los ejercicios más exigentes y difíciles, pero te permitirá ejercitar todo el cuerpo, especialmente los músculos del recto abdominal, el piramidal, el oblicuo y también el transverso del abdomen.

Para realizar este tipo de abdominales:

  1. Túmbate con los brazos estirados, por encima de la cabeza.
  2. Flexiona el torso, las caderas y las rodillas hasta que puedas abrazarlos.
  3. Vuelve a la posición inicial y repite.

5. Plancha

Para tonificar los músculos abdominales, pero también la espalda y los hombros, este es el abdominal perfecto. Mejora incluso la fuerza y el equilibrio.

Sigue estas instrucciones:

  1. Túmbate boca abajo y, apoyándote en los codos, coloca los antebrazos en el suelo.
  2. Apoya las puntas de los dedos de los pies en el suelo y mantén el cuerpo recto mientras contraes el abdomen.
  3. Mantén esta posición durante aproximadamente medio minuto.

6. Abdominales con brazos estirados

En este ejercicio, además de trabajar los músculos abdominales, también se trabaja la zona del torso y el pecho.

Para probar este tipo de abdominales:

  1. Túmbate en el suelo y flexiona las rodillas, manteniendo los pies en el suelo.
  2. Extiende los brazos hacia arriba y por encima de la cabeza.
  3. Ahora, con un movimiento breve, flexiona el torso hacia adelante.
  4. Vuelve a la posición anterior y repite.

7. Abdominales cruzados

Este tipo de abdominales es recomendable si te estás iniciando en la actividad física, porque son sencillos de hacer.

Sigue estas instrucciones:

  1. Túmbate, manteniendo las piernas flexionadas y separadas con ambas rodillas hacia el techo.
  2. Cruza los brazos sobre el cuerpo.
  3. Eleva el torso, aplicando esfuerzo en la zona abdominal.
  4. Vuelve a la posición inicial y repite.

Como ves, hay muchos tipos de abdominales. Elige tu preferido para activarte y ganar en salud.

Antes de iniciar cualquier actividad física, es recomendable que te hagas una revisión médica para evaluar tu estado de salud general y tu condición física, para prevenir lesiones u otras complicaciones.

Fuentes:

Escrito por