ENDEMIA

endemia

El término “endemia” indica cuando una enfermedad o elemento infeccioso es originario o habitual de cierto lugar o grupo de personas. Por ello, cuando una enfermedad se origina o está presente de manera regular en un determinado lugar o población, se denomina “de carácter endémico”. 

El grado de endemia de una enfermedad se clasifica según la intensidad de la transmisión. De menor a mayor, encontramos los siguientes tipos de endemia:

  • Endemia hipoendémica: La transmisión de la enfermedad es mínima y sus efectos no son importantes.
  • Endemia mesoendémica: La enfermedad se establece en comunidades pequeñas. La intensidad de la transmisión es variable.
  • Endemia hiperendémica: La intensidad de transmisión en el área es persistente pero temporal. La inmunidad resulta insuficiente para prevenir los efectos de la enfermedad.
  • Endemia holoendémica: La enfermedad tiene un alto grado de intensidad. Su transmisión es perenne, con distribución geográfica amplia, como resultado de una respuesta inmune en los diferentes grupos etarios.

Así, se puede establecer una escalera o nivel de importancia teniendo en cuenta el número de personas o superficie geográfica afectada por una enfermedad o agente infeccioso. De menor a mayor, sería: endemia, epidemia y pandemia.

En circunstancias muy excepcionales, una misma enfermedad puede pasar por las tres categorías. Una enfermedad endémica, bajo determinados factores ambientales, puede considerarse una epidemia, incluso una pandemia. Hay que tener en cuenta que una enfermedad endémica puede originarse de manera contraria si en un determinado lugar no se consigue erradicar una epidemia o pandemia originada en otro lugar. Si esto sucede, una enfermedad proveniente del exterior puede terminar convirtiéndose en una enfermedad endémica del lugar por su imposibilidad de erradicación.