Test de anticuerpos

Test de anticuerpos

Un test de anticuerpos o prueba serológica de anticuerpos es aquélla que detecta si una persona tiene anticuerpos contra un virus.
Generalmente, cuando alguien pasa una enfermedad infecciosa, su sistema inmunológico genera anticuerpos, aunque no siempre se da esta circunstancia.
En el caso de la COVID-19, un análisis de anticuerpos detecta si pasaste la enfermedad y si ahora tu organismo ha generado anticuerpos contra el virus para protegerse de una posible reinfección.
Este tipo de test, sin embargo, no analiza si en ese momento se está sufriendo la enfermedad, sino si ya se ha superado y si el sistema inmunológico ha generado una protección contra la misma de cara al futuro.
El test de anticuerpos o prueba serológica se realiza con una muestra de sangre y sirve para detectar diferentes tipos de anticuerpos específicos frente al virus, pero no para detectar la presencia del virus. Es decir, que sólo da información sobre la respuesta inmunológica del individuo a la enfermedad.

Estas pruebas detectan dos tipos de anticuerpos:

  • IgM: Son los que aparecen en la fase temprana de la infección y desaparecen a las pocas semanas.
  • IgG: Son los que aparecen en la fase tardía de la infección y permanecen largo tiempo, a veces años, en el organismo.

Si el test de anticuerpo es positivo en IgM, evidencia que la persona recientemente ha estado expuesta al virus. En este caso la infección puede seguir activa en el organismo o no. Además, hay que tener en cuenta que durante los primeros días la infección puede ser indetectable para el test de anticuerpos por lo que, en caso de dar un resultado negativo, no excluye la posibilidad de estar infectado. 
Por otro lado, un resultado positivo en IgG indica que la persona ha estado expuesta al virus y que actualmente presenta una infección en el organismo que, sin embargo, puede seguir activa o no. Esto quiere decir que, en caso de presentar un resultado positivo en IgG, la infección ha podido ocurrir hace tiempo y no estar actualmente en curso. Este anticuerpo puede estar presente durante la fase final de la infección y sigue siendo detectable una vez superada, durante un período de tiempo prolongado.