ANTÍGENOS

Antígenos

Un antígeno es cualquier sustancia que provoca que el sistema inmunitario produzca anticuerpos contra sí mismo. Esto significa que su sistema inmunitario no reconoce la sustancia, y está tratando de combatirla. Puede ser una sustancia extraña proveniente del ambiente, como químicos, bacterias, virus o polen. También se puede formar dentro del cuerpo.

Un antígeno es una molécula que activa nuestras defensas. La naturaleza de esta molécula es muy variada: desde una proteína a un polisacárido, un lípido, etc.

Encontramos antígenos en la membrana de las baterías, en sus paredes, en cápsulas de virus o en moléculas solubles. 

El sistema inmune reconoce a los antígenos principalmente mediante dos mecanismos:

  • La unión e interacción específica entre el antígeno y su anticuerpo. La especificidad de esta unión será muy elevada, ya que cada anticuerpo es único y específico para un determinado antígeno.
  • La unión e interacción especifica entre el antígeno y los receptores de antígeno situados en la superficie de las células inmunitarias. Esta unión será menos específica pues estos receptores detectan moléculas conservadas en muchos patógenos.

Hay que tener en cuenta que no siempre, cuando un antígeno entra en contacto con el anticuerpo o el receptor correspondiente, se iniciará una respuesta inmunitaria. Que un antígeno interaccione con moléculas del sistema inmune no significa que se inicie una respuesta.

La capacidad de un antígeno de iniciar una respuesta, dependerá de las características del antígeno: su naturaleza química, su complejidad, su tamaño, etc. Una sustancia capaz de iniciar una respuesta inmune será presentada por las células presentadoras de antígenos a otras células del sistema inmune. Así, favorecerá su activación y la destrucción del patógeno por parte de estas.

Antígenos y Covid-19

Existen diferentes tipos de test de diagnóstico de COVID-19 en función de su objetivo. Podemos distinguir entre los test que nos informan sobre si existe infección en el momento de realizar la prueba (infección activa) y aquellos que nos informan de la respuesta inmune frente al virus. En función del objetivo deseado se utilizará un tipo de test u otro, con unas especificaciones propias.