Noticias

Especialistas de UNILABS Reproducción Humana asesoran a pacientes en la Feria Invitra, celebrada el pasado fin de semana en Valencia

21/10/2013
 
LA EDAD CONDICIONA EL ÉXITO DE LOS TRATAMIENTOS DE FERTILIDAD
 
· “Se estima que en España existen unos 400.000 embriones congelados y que, una vez conseguida al menos una gestación, entre un 40-50 % de las parejas no toman una decisión sobre el destino de los embriones congelados, declinando en ocasiones esta responsabilidad en los profesionales", afirma el Dr. Luis González-Viejo, Director de Laboratorio de Unilabs Reproducción Asistida, en su intervención sobre la maternidad a través de la donación de embriones
 
· “El principal problema de la salud reproductiva en la España del siglo XXI es el acceso tardío de la mujer a su primera maternidad”, según la Sociedad Española de Fertilidad. Y, en este sentido, sus cifras son claras: “En las mujeres menores de 40 años, el porcentaje de gestaciones por ciclo de IAD (Inseminación Artificial con semen de Donante) es del 20,3%, frente a las pacientes de 40 años ó más que se reduce al 10,5%. Asimismo, las tasas de aborto, en las primeras, se sitúa en un 21,7% frente a las mayores que alcanza los 66,1%”, señala el Dr. Juan Martínez de María, Director Médico de Unilabs Reproducción Humana
 
 
 
Valencia/Madrid, 21 de octubre de 2013.— El Grupo líder en España en diagnóstico clínico, UNILABS, ha informado sobre los avances y nuevas técnicas de reproducción asistida fertilidad en el marco de la I Feria de Reproducción Asistida, Invitra, celebrada en Valencia del 18 al 20 de octubre. Impartieron sendas charlas y estuvieron a disposición de los pacientes Juan Martínez de María y Luis González-Viejo, Director Médico y Director de Laboratorio, respectivamente, de Unilabs Reproducción Humana, centro inaugurado en enero de 2013, cuyo Director Científico es el profesor Santiago Dexeus.
 
El Dr. González-Viejo habló sobre 'La maternidad a través de la donación de embriones' y de la situación de éstos en nuestro país. “Se estima que en España existen unos 400.000 embriones congelados y que, una vez conseguida al menos una gestación, entre un 40-50 % de las parejas no toman una decisión sobre el destino de los embriones congelados, declinando en ocasiones esta responsabilidad en los profesionales", afirmó el doctor.
 
La legislación española sobre técnicas de reproducción asistida habla de que “los preembriones sobrantes de la aplicación de las técnicas de Fecundación in Vitro que no sean transferidos a la mujer en un ciclo reproductivo, podrán ser criopreservados en los bancos autorizados para ello”. Pero también se refiere a sus posibles destinos, además de la propia mujer o de su cónyuge, los preembriones pueden ser donados con fines reproductivos, donados con fines de investigación o pueden ser cesados de su conservación.
 
 
En este punto, González-Viejo señaló que “las tasas de donación de estos embriones oscilan entre el 4 y el 20% (según los centros). Es cierto que “no todos los embriones son susceptibles de ser donados y como método de garantía para la paciente existen requerimientos científicos y legales, unas claras indicaciones médicas, así como unos límites éticos y legales”.
 
Entre los requerimientos: la procedencia de los embriones, su estado de conservación y la edad de los progenitores, garantías clínicas y legales. En cuanto a los aspectos médicos, el doctor apuntó, entre otras indicaciones para la utilización de embriones donados y con carácter genérico (mujeres mayores de 45 años), parejas portadoras de enfermedades genéticas no susceptibles  de realización de DGP, mujeres sin reserva ovárica o sin pareja masculina y baja reserva ovárica, así como pacientes con esterilidad o infertilidad que no han conseguido embarazo a término con otras técnicas de reproducción asistida.
 
González-Viejo cerró su intervención hablando de los resultados y ventajas de este tratamiento frente a otros, como por ejemplo en el caso de la donación de óvulos con semen de donante. Según el doctor, “los resultados difieren en función de la política de conservación que tenga el centro; es decir, de la selección de embriones que se haga para la criopreservación, así como el método de ésta. A ello se suman otra serie de aspectos dentro de los que destaca la edad de la paciente”. Para este especialista las ventajas son claras: “reducción de costes para las parejas (hasta un 50% frente a otros tratamientos, como la donación de óvulos y semen); tiene resultados consistentes y permite aprovechar los embriones con fines reproductivos que existen en los bancos”. 
 
La edad, factor pronóstico
 
La edad de la futura gestante fue también un aspecto de especial atención por parte del Director Médico de Unilabs Reproducción Humana, el Dr. Juan Martínez de María, dentro de su ponencia: Cuándo acudir a una clínica de reproducción asistida.
 
El doctor inició su intervención parafraseando el comienzo del documento de Prevención y Diagnóstico de la disfunción reproductiva, elaborado por la Sociedad Española de Fertilidad y la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia que señala que: “el principal problema de la salud reproductiva en la España del siglo XXI es el acceso tardío de la mujer a su primera maternidad”. Según los últimos datos de INE, en 2009, el 27% de los nacimientos fueron a edad materna igual o mayor a los 35 años. 
A partir de estos datos, el doctor orientó su exposición a señalar tanto el tipo de pacientes como las circunstancias en las que éstos deben acudir a una clínica, destacando cuatro, si bien todos ellos tienen como denominador común la edad de la mujer:
 
· Existencia de una disfunción reproductiva. Cuando en una pareja existe incapacidad para conseguir un hijo tras un año de relaciones sin el uso de método contraceptivo alguno, o con sospecha de que haya alguna patología por parte del hombre o la mujer, o seis meses en caso de que la mujer tenga 35 años o más.
 
· Mujer sin pareja masculina. La Ley sobre técnicas de reproducción asistida (Ley 14/2006), en su artículo 3, habla de las condiciones personales de la aplicación de las técnicas: “Las técnicas de reproducción asistida se realizarán solamente cuando haya posibilidades razonables de éxito…”. Y, en este sentido, las cifras de la SEF son claras: “En las mujeres menores de 40 años, el porcentaje de gestaciones por ciclo de IAD (Inseminación Artificial con semen de Donante) es del 20,3%, frente a las pacientes de 40 años ó más que se reduce al 10,5%. Asimismo, las tasas de aborto, en las primeras, se sitúa en un 21,7% frente a las mayores que alcanza los 66,1%”, señala el doctor.
 
· Pacientes con un elevado riesgo de perder su fertilidad: procesos oncológicos o aquellos cuyo tratamiento pueda afectar al ovario o al testículo.
 
· Pacientes que voluntariamente desean aplazar su maternidad o paternidad.
 
Tras insistir en la idea de que la prevención primaria es la mejor estrategia para la preservación de la fertilidad, el doctor finalizó su intervención hablando de que, a su juicio, la opción es la técnica de congelación de óvulos denominada vitrificación. “Ésta ha demostrado ser una técnica válida y segura en pacientes que se someten a tratamientos de fertilidad, tanto con óvulos propios como aquellos que proceden de una donante. El porcentaje de supervivencia ovocitaria es de un 87,1% y el de gestación superior al 40%”. En Unilabs Reproducción Humana hemos desarrollado un proyecto de preservación de la fertilidad, ya implantado y realizado en varias pacientes, en su mayoría por deseo voluntario de retrasar su maternidad. 
 

Localízanos